“Saber tu peso, un derecho inaccesible”.

La accesibilidad es el conjunto de características que debe cumplir un lugar, un producto y un servicio que permite a todas las personas su acceso, comprensión, utilización y disfrute de manera normalizada, cómoda, segura y eficiente.

Uno de los tantos productos que, aunque existen versiones adaptadas, escasean en los lugares que deberían estar. Me refiero a las básculas para personas que utilizan silla de ruedas, algo tan básico y necesario como es saber cuanto pesas, no las encuentras en cualquier sitio.

Para muchas pruebas médicas es imprescindible saber tu peso exacto, es muy injusto que por no tener los medios adecuados no nos atiendan como es debido. Estas pruebas pueden dar unos resultados erróneos. Cuando sucede estos episodios en tu vida te genera inseguridad al dudar de la fiabilidad de los resultados de las pruebas. La sensación que deja estos avatares es de exclusión, discriminación encubierta, al no tener en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad, teniendo el derecho a la equidad y a los medios e instrumentos adecuados para ser atendidos con fiabilidad y seguridad.

¿Por qué es importante pesarse regularmente?

El peso corporal es un indicador de salud. Desde el mismo momento en que nacemos nos acompañan tablas de percentiles que indican si estamos dentro de la norma o si, al contrario, corremos algún tipo de riesgo. Al crecer, el peso pasa a ocupar un papel secundario y muchas personas se divorcian de la pesa. Sin embargo, lo cierto es que mantener bajo control nuestro peso es fundamental.

Cuatro razones de peso para subirnos a la báscula

Habitualmente solo las embarazadas y las personas que están a dieta se pesan con regularidad, el resto suele obviar la existencia de la báscula. Sin embargo, conocer nuestro peso es muy importante porque nos permite:

  • Mentalizar a la población que es necesario cuidar el cuerpo. Pesarse con regularidad nos ayudará a tomar conciencia de lo importante que es cuidar nuestro cuerpo, no solo en lo que respecta a los kilos de más sino también en lo referente a los hábitos de cuidados y nuestra alimentación

  • Conservar el peso ideal. Si nos pesamos con frecuencia, podríamos percibir cualquier aumento en el peso y corregirlo inmediatamente realizando los cambios pertinentes en nuestra dieta y/o nuestro estilo de vida. Es más fácil eliminar ese kilo que hemos ganado durante la semana que perder todos los kilos que hemos ganado a lo largo de varios meses.

  • Descubrir un problema de salud. Pesarse con asiduidad también nos permitirá descubrir cualquier disminución poco habitual en nuestro peso, lo cual puede ser un signo de alguna enfermedad. Por tanto, podrás acudir inmediatamente al médico para buscar sus causas.

  • Saber con mayor exactitud cuál es nuestro peso en todo momento. Así cuando tengan los centros de salud o los hospitales que administrarnos una sustancia o dosis sabrá exactamente que cantidades exactas nos tienen que dar para no ir con cierta incertidumbre y a ciegas y así evitar algunos errores que pueden originar algún que otro susto.

A pesar de estas razones para pesarte, no encuentras básculas adaptadas para personas con movilidad reducida en farmacias ni centros de salud. Que yo sepa, en Valencia, existen este típo de peso en un centro de AVAPACE (Asociación Valenciana de Parálisis Cerebral, CUNAFF (La Clínica Universitaria de Nutrición, Actividad Física y Fisioterapia) y en la Piscina Campanar gestionada por FESA (Federació d´Esport Adaptats de la Comunitat Valenciana).

(La accesibilidad universal facilita la calidad de vida, y posibilita a toda la ciudadanía sin exclusión acceder al bien estar social”

Jose Vaquerizo Relucio
(Asociación Red Proyecto Social Discapacidad Tecnología –  CONVIncSION)